Barnices

Papeles de Aislamiento

Existe una gran variedad de fibras de origen orgánico que son susceptibles de ser transformadas en un substrato de papel. Un ejemplo de fibra orgánica puede ser la celulosa que se obtiene de los arboles. También resulta pertinente nombrar la fibra de aramida sintética, en la cual fue DuPont quien dio los primeros pasos y fue comercializado como Nomex. Otro material que también puede transformarse es la mica (que también es de origen orgánico). Existe la posibilidad de que se manufacture estos papeles con el objetivo de obtener materiales aislantes individuales; como también existe la posibilidad de que se los convine con otros materiales para obtener de esta manera un material aislante conocido como lámina flexible.Con respecto a las películas aislantes (como por ejemplo las películas de poliéster) debemos decir que no cuentan con muy buenas propiedades eléctricas y térmicas. Sin embargo estas son usadas en una amplia gama de aplicaciones aislantes; podemos atribuir esto en parte a que, pese a lo dicho anteriormente, las películas aislantes ofrecen excelentes características dieléctricas. Debemos destacar en el ámbito de las películas aislantes que las mismas son usadas en combinación con el papel aislantes (como es el caso del papel Nomex) para crear un compuesto con excelentes propiedades mecánicas, térmicas y eléctricas.

 

En los casos en que se requiera una fina capa de aislante, los papeles aislantes serán sin duda los protagonistas. En estas aplicaciones es común que se moldee y se le cambie la forma al material para que este pueda ser introducido en espacios confinados, como lo son las ranuras del estator.

Desde el descubrimiento de los papeles aislantes se los ha usado en aplicaciones de aislamiento eléctrico, básicamente debido a que mantienen su estabilidad dimensional a elevadas temperaturas.  En el operar de los equipos eléctricos es conocido el hecho de que se genera mucho calor, esto es causado por la concentración de electrones que se mueven en un espacio reducido. Más específicamente podemos decir que es la resistencia ofrecida por el cobre o el aluminio al pasaje de los electrones a través de la estructura de su valencia la razón por la cual el pasaje de electricidad a través de cables eléctricos produce calor. Un factor importante a tener en cuenta es que el aislamiento que se le aplica al cobre o al aluminio debe contar con la capacidad de afrontar la energía térmica que se crea sin que ocurra ninguna deformidad o derretimiento. Es por todo esto que no nos debe extrañar el hecho de que la mayoría de los cables de transmisión de alto voltaje están envueltos en papel aislante.

Artículos relacionados